El Huerto de la Villa

Huerto escolar comunitario Villa de Vallecas


Deja un comentario

Tareas del huerto en Mayo

En Mayo, el huerto se nos muestra rebosante y vemos cómo todo crece con suma facilidad, especialmente las hierbas competidoras de nuestros cultivos, razón por la cual, aparte del desherbado manual o mecánico, conviene realizar de forma generalizada acolchados de paja u otros materiales orgánicos.  Normalmente en mayo es posible llevar a cabo siembras y trasplantes de casi todo, sobre todo de las plantas típicas de la estación veraniega como tomates, berenjenas, pimientos, melones o maíz. También se impone el entutorado –despunte de los brotes laterales y atado de las cañas de las tomateras–, una tarea imprescindible si queremos disfrutar de tomates de buen tamaño.

Sembramos:en semillero al descubierto o al aire libre calabacines, coles de repollo, coles de Bruselas, coliflores de verano y otoño, lechugas, melones, pepinos y puerros. En plaza al aire libre: calabacines, calabazas, coles, escarolas, espinacas y guisantes (en zonas frías), judías de mata baja y de enrame, lechugas, melones, pepinos, rabanitos, remolachas rojas y zanahorias.

Trasplantamos: apionabos, berenjenas, calabacines, calabazas, cebollas, coles, coliflores, melones, pimientos, puerros y tomates.

Cosechamos: ajos tiernos, apio, acelgas, cebolla blanca, brócolis, coliflores, espárragos, espinacas, guisantes, lechugas, nabos, puerros, rabanitos y zanahorias. En zonas cálidas: calabacines, judías tiernas o pepinos.

Para los ataques de los pulgones  la mejor prevención consiste en nutrir nuestras plantas con abonos orgánicos bien descompuestos y colocados en superficie protegidos del sol con un acolchado de paja. En caso de problemas graves, para el control de los pulgones y las moscas blancas, podemos recurrir a fumigaciones de ajo diluido en agua o a tratamientos con jabón potásico


Deja un comentario

Los huertos urbanos mejoran la calidad vida

El papel de los huertos urbanos para combatir los efectos del cambio climático y la contaminación, y su potencial para suministrar alimentos a la distribución e incluso su uso con fines hoteleros han sido algunas de las cuestiones abordadas en el taller organizado en Madrid por la Fundación Foro Agrario.
El catedrático de la Escuela Superior de Ingenieros Agrónomos de la Politécnica de Madrid, José María Durán, ha subrayado en su ponencia los siguientes puntos:

  • Un metro cuadrado de cubierta vegetal puede generar la cantidad de oxígeno que necesita una persona durante un año.
  • La misma superficie es capaz de absorber unos 50 gramos diarios de CO2, amortiguar la temperatura ambiente en unos cinco grados, tanto en invierno como en verano, y reducir la contaminación sonora hasta en 10 decibelios.
  • Una plantación de tomate puede llegar a absorber entre 200 y 500 kilos de CO2 por hectárea al día.
  • Necesidad de lograr un mínimo empleo de fertilizantes y de agua, y que en el caso de la segunda no debería concurrir con la de consumo humano.